En de­fen­sa de un tra­ba­jo de­cen­te, por­que la per­so­na es lo pri­me­ro

Ma­rio Ice­ta Ga­bica­gogeas­coa
Obis­po de Bil­bao

Que­ri­dos her­ma­nos y her­ma­nas:

Se ce­le­bran pró­xi­ma­men­te dos fe­chas de es­pe­cial sig­ni­fi­ca­ción para el mun­do del tra­ba­jo: el 28 de abril, la Jor­na­da Mun­dial de la Se­gu­ri­dad y la Sa­lud la­bo­ral y el 1º de mayo, Día In­ter­na­cio­nal de los tra­ba­ja­do­res, fes­ti­vi­dad de san José Obre­ro. Días que ha­blan de po­ner en el cen­tro de la eco­no­mía, de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, de la cons­truc­ción del mun­do y de la so­cie­dad a la per­so­na, de ma­ne­ra es­pe­cial a los más des­fa­vo­re­ci­dos, como exi­gen­cia de la jus­ti­cia so­cial. Fe­chas que ins­tan a la so­li­da­ri­dad, a su­mar es­fuer­zos en la cons­truc­ción de la casa co­mún, a ser fa­mi­lia hu­ma­na, a la de­fen­sa de un tra­ba­jo de­cen­te, con de­re­chos, a la me­di­da del ser hu­mano.

Des­ta­car al­gu­nos da­tos[1]: A pe­sar que las ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas di­cen que se está sa­lien­do de la cri­sis, la de­sigual­dad cre­ce. Las di­fe­ren­cias sa­la­ria­res en­tre gran­des di­rec­ti­vos y tra­ba­ja­do­res au­men­tan ex­po­nen­cial­men­te. El mes de mar­zo fi­na­li­za­ba con 138.157 per­so­nas des­em­plea­das en la CAV, 78.274 en Biz­kaia. En el Es­ta­do 3,7 mi­llo­nes. Las mu­je­res, los jó­ve­nes, las per­so­nas mi­gran­tes y los ma­yo­res de 55 años son los más afec­ta­dos. El 95% de los nue­vos em­pleos tie­ne ca­rác­ter tem­po­ral. En 2016, 40 per­so­nas fa­lle­cie­ron en la CAV a con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te la­bo­ral.

Como in­sis­te el papa Fran­cis­co: “Ante el ac­tual desa­rro­llo de la eco­no­mía y la di­fi­cul­tad que atra­vie­sa la ac­ti­vi­dad la­bo­ral, es ne­ce­sa­rio re­afir­mar que el tra­ba­jo es una reali­dad esen­cial para la so­cie­dad, para las fa­mi­lias y para los in­di­vi­duos. El tra­ba­jo, en efec­to, con­cier­ne di­rec­ta­men­te a la per­so­na, su vida, su li­ber­tad y su fe­li­ci­dad. El va­lor prin­ci­pal del tra­ba­jo es el bien de la per­so­na hu­ma­na, por­que la rea­li­za como tal, con sus ac­ti­tu­des y ca­pa­ci­da­des in­te­lec­ti­vas, crea­ti­vas y ma­nua­les. De aquí de­ri­va que el tra­ba­jo no tie­ne so­la­men­te una fi­na­li­dad eco­nó­mi­ca y de ga­nan­cia, sino so­bre todo una fi­na­li­dad que im­pli­ca al hom­bre y su dig­ni­dad. La dig­ni­dad del hom­bre está vin­cu­la­da al tra­ba­jo…  Y si fal­ta el tra­ba­jo se las­ti­ma esta dig­ni­dad.” (Ter­ni 20.3.2014).

Hoy el tra­ba­jo si­gue sien­do la cla­ve, qui­zá la cla­ve esen­cial, como de­cía san Juan Pa­blo II de la cues­tión so­cial. El tra­ba­jo hu­mano es me­dio im­pres­cin­di­ble de rea­li­za­ción per­so­nal de la vo­ca­ción pro­pia y re­co­no­ci­mien­to de la sa­gra­da dig­ni­dad de la per­so­na. Me­dian­te el tra­ba­jo se cons­tru­ye la vida so­cial, po­lí­ti­ca, se or­de­na la vida al bien co­mún, se res­pon­de a las exi­gen­cias de jus­ti­cia y ca­ri­dad que la co­mu­nión fra­ter­na pide de to­dos y cada una de las per­so­nas, con­tri­bu­yen­do al Plan de Dios para la hu­ma­ni­dad. Es des­de aquí des­de don­de la de­fen­sa de un tra­ba­jo de­cen­te ne­ce­si­ta ocu­par un lu­gar pre­fe­ren­te en la vida de las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, sin­di­ca­les, po­lí­ti­cas, em­pre­sa­ria­les, tam­bién en la igle­sia, tal como dice Be­ne­dic­to XVI en Ca­ri­tas in ve­ri­ta­te, su­man­do en esa “coa­li­ción mun­dial a fa­vor del tra­ba­jo de­cen­te” (nº63).

En esta lí­nea con­vie­ne re­cor­dar al­gu­nas in­sis­ten­cias de la Car­ta pas­to­ral Una eco­no­mía al ser­vi­cio de las per­so­nas que los obis­pos de las dió­ce­sis vas­cas ha­cía­mos pú­bli­ca en 2011:

  • “Es im­pres­cin­di­ble, por tan­to, re­fle­xio­nar so­bre la no­ción mis­ma de pro­gre­so y desa­rro­llo para eva­luar su prác­ti­ca ac­tual y reorien­tar­la de ma­ne­ra po­si­ti­va” (nº23).
  • “El mo­men­to ac­tual exi­ge que cada per­so­na y de cada aso­cia­ción o ins­tan­cia so­cial o pú­bli­ca, asu­ma una do­ble res­pon­sa­bi­li­dad: la de afron­tar las con­se­cuen­cias de la cri­sis y su sa­li­da, bus­can­do el bien co­mún y pres­tan­do es­pe­cial cui­da­do a los más dé­bi­les; y la de cons­truir nues­tra eco­no­mía y nues­tra vida so­cial so­bre las ba­ses éti­cas só­li­das” (nº35).
  • “Se hace ne­ce­sa­rio que nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes si­gan tra­ba­jan­do por man­te­ner e in­clu­so au­men­tar la par­ti­da de­di­ca­da al con­jun­to del gas­to so­cial. Este gas­to es con­cre­ción de la re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y exi­gen­cia bá­si­ca de la de la jus­ti­cia y el bien co­mún. Sin in­gre­sos fis­ca­les su­fi­cien­tes se com­pro­me­te di­cho gas­to, cuya im­por­tan­cia ac­tual es crí­ti­ca para evi­tar la ex­clu­sión so­cial de los más afec­ta­dos” (nº39).

Fi­na­li­zá­ba­mos con una lla­ma­da: “a to­das las per­so­nas de bue­na vo­lun­tad, agen­tes e ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les y ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas para que bus­quen de ma­ne­ra con­jun­ta y so­li­da­ria una sa­li­da a la cri­sis, cons­tru­yan unas ba­ses éti­cas fir­mes para el desa­rro­llo de nues­tra so­cie­dad, pro­mue­van el em­pleo digno y se es­fuer­cen por de­fen­der a los más dé­bi­les y gol­pea­dos por la cri­sis, como exi­gen­cia y prue­ba de la jus­ti­cia so­cial” (nº40). Hay ejem­plos e ini­cia­ti­vas que ya lo es­tán ha­cien­do po­si­ble: em­pre­sas de in­ser­ción, pro­yec­tos que ha­blan de una eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria, ban­ca éti­ca…

Qué como Igle­sia, nos sin­ta­mos com­pro­me­ti­dos por el tra­ba­jo de­cen­te, al ser­vi­cio de nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas, de su in­trín­se­ca dig­ni­dad de hi­jos e hi­jas de Dios, que urge a tra­ba­jar con mi­se­ri­cor­dia por la jus­ti­cia, im­pul­san­do la so­li­da­ri­dad a fa­vor de los hom­bres y mu­je­res del mun­do obre­ro y del tra­ba­jo, en es­pe­cial de quie­nes más su­fren.

***
[1] Otras ci­fras que tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar: 8 per­so­nas po­seen la mis­ma ri­que­za que 3.600 mi­llo­nes. En el mun­do 201 mi­llo­nes de per­so­nas es­tán des­em­plea­das. Las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo las per­ci­ben el 55,5% de las per­so­nas afec­ta­das. En Eus­ka­di: 360.000 tra­ba­ja­do­res tie­nen pen­dien­te la re­no­va­ción de su con­ve­nio la­bo­ral; 49.900 ho­ga­res tie­nen a to­dos sus miem­bros des­em­plea­dos. Son per­cep­to­res de la RGI 63.769 uni­da­des fa­mi­lia­res, de las cua­les el 20% la per­ci­ben aún con un tra­ba­jo, por no al­can­zar el SMI (707,6 €.).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies