Por un tra­ba­jo de­cen­te

Abi­lio Mar­tí­nez Va­rea
Obis­po de Osma-So­ria

Cuan­do en el año 1955 el papa Pío XII, ante un gru­po de obre­ros reuni­dos en la Pla­za de San Pe­dro del Va­ti­cano, ins­ti­tu­yó la fies­ta li­túr­gi­ca de san José Obre­ro como pa­trono de los tra­ba­ja­do­res pi­dió que “el hu­mil­de obre­ro de Na­za­ret, ade­más de en­car­nar de­lan­te de Dios y de la Igle­sia la dig­ni­dad del obre­ro ma­nual, sea tam­bién guar­dián de vo­so­tros y de vues­tras fa­mi­lias”.

Mucho más cer­ca­nas en el tiem­po re­sue­nan en nues­tros oí­dos aque­llas pa­la­bras pro­nun­cia­das por el papa Fran­cis­co el año pa­sa­do con oca­sión del 1º de mayo, Jor­na­da mun­dial del tra­ba­jo: “Es ne­ce­sa­rio pro­mo­ver un mo­de­lo de desa­rro­llo que res­pe­te la dig­ni­dad hu­ma­na, las nor­mas la­bo­ra­les y el me­dio am­bien­te”. No en vano, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble y el tra­ba­jo cons­ti­tu­yen una re­fe­ren­cia doc­tri­nal cons­tan­te en la en­se­ñan­za del Pon­tí­fi­ce.

Para en­ten­der bien las afir­ma­cio­nes que so­bre el tra­ba­jo y la dig­ni­dad hu­ma­na nos ofre­ce la Doc­tri­na So­cial de la Igle­sia es ne­ce­sa­rio re­mon­tar­nos al n. 34 del do­cu­men­to con­ci­liar Gau­dium et spes; allí se afir­ma que la per­so­na “re­ci­bió el man­da­to de go­ber­nar el mun­do en jus­ti­cia y san­ti­dad, so­me­tien­do a sí la tie­rra y cuan­to en ella se con­tie­ne; de esta for­ma, los hom­bres y mu­je­res, mien­tras pro­cu­ran el sus­ten­to para sí y para sus fa­mi­lias, rea­li­zan su tra­ba­jo de ma­ne­ra que re­sul­te pro­ve­cho­so y en ser­vi­cio de la so­cie­dad, sir­vien­do al bien de sus her­ma­nos”.

Quie­ro re­co­ger en la vís­pe­ra del Día del tra­ba­jo al­gu­nas de las con­se­cuen­cias que se de­ri­van de la con­di­ción del hom­bre con­si­de­ra­do como su­je­to del tra­ba­jo: El tra­ba­ja­dor siem­pre es per­so­na, sea cual sea la ac­ción que rea­li­za en el pro­ce­so del tra­ba­jo. Toda su ac­ti­vi­dad debe ser­vir a la rea­li­za­ción de su “hu­ma­ni­dad”, al per­fec­cio­na­mien­to de su vo­ca­ción como per­so­na. Quie­ro des­ta­car como muy im­por­tan­te esta cita del ma­gis­te­rio de san Juan Pa­blo II: “El tra­ba­jo está en fun­ción del hom­bre, no el hom­bre en fun­ción del tra­ba­jo” (La­bo­rem exer­cens n. 6). No se pue­de ha­cer del hom­bre un ob­je­to, va­lo­rar­lo en fun­ción del tra­ba­jo que rea­li­za o ha­cer del tra­ba­jo una es­pe­cie de fin úl­ti­mo.

Asi­mis­mo, el tra­ba­jo no es una es­pe­cie de mer­can­cía que el tra­ba­ja­dor ven­de al em­pre­sa­rio. La Igle­sia siem­pre ha sos­te­ni­do que el tra­ba­ja­dor nun­ca pue­de ser tra­ta­do como una mera he­rra­mien­ta, ni el tra­ba­jo como una mer­can­cía cual­quie­ra. Den­tro de la si­tua­ción que afec­ta a los tra­ba­ja­do­res en ge­ne­ral hay que te­ner muy en cuen­ta a aque­llos que más su­fren la pre­ca­rie­dad: j0­venes, mu­je­res y mi­gran­tes. El em­pe­ño por el tra­ba­jo digno y la dig­ni­dad del tra­ba­jo es una la­bor pro­pia­men­te ecle­sial. Unir­se a la ini­cia­ti­va Igle­sia por el tra­ba­jo de­cen­te no es una cues­tión de me­nor im­por­tan­cia o co­la­te­ral a la ta­rea de la Igle­sia; es com­pro­me­ter­se con las si­tua­cio­nes y pro­ble­má­ti­cas que vive el mun­do de los tra­ba­ja­do­res.

Creo que el papa Be­ne­dic­to XVI ex­pre­só, con la cla­ri­dad que le ca­rac­te­ri­za, las con­di­cio­nes para que un tra­ba­jo pue­da ser ca­li­fi­ca­do de de­cen­te: “Un tra­ba­jo li­bre­men­te ele­gi­do, que aso­cie efec­ti­va­men­te a los tra­ba­ja­do­res, hom­bres y mu­je­res, al desa­rro­llo de su co­mu­ni­dad; un tra­ba­jo que, de este modo, haga que los tra­ba­ja­do­res sean res­pe­ta­dos, evi­tan­do toda dis­cri­mi­na­ción; un tra­ba­jo que per­mi­ta sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de las fa­mi­lias y es­co­la­ri­zar a los hi­jos sin que se vean obli­ga­dos a tra­ba­jar; un tra­ba­jo que con­sien­ta a los tra­ba­ja­do­res or­ga­ni­zar­se li­bre­men­te y ha­cer oír su voz; un tra­ba­jo que deje es­pa­cio para re­en­con­trar­se ade­cua­da­men­te con las pro­pias raí­ces en el ám­bi­to per­so­nal, fa­mi­liar y es­pi­ri­tual; un tra­ba­jo que ase­gu­re una con­di­ción dig­na a los tra­ba­ja­do­res que lle­gan a la ju­bi­la­ción” (Cá­ri­tas in ve­ri­ta­te n.63) Pido al Se­ñor que el tra­ba­jo sea un bien real para to­dos. Que sea digno y san­ti­fi­ca­dor, oca­sión de en­tre­ga a los de­más. ¡Fe­liz fies­ta del tra­ba­jo! Con mi ben­di­ción afec­tuo­sa.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies